viernes, 18 de abril de 2008

Del Amor y otras Invasiones

Ojalá nos invadan

Y ahora qué más da;

si nos hemos quedado solos,

que nos invadan sería lo mejor.

Sería una bendición para nuestra tierra

que rodeen nuestras fronteras

y que nos invadan nuestros

hermanos latinoamericanos.

Que nos invadan los ecuatorianos,

tal vez así volvamos a tener

de tierno maíz el corazón que perdimos.

¡Que nos invadan los cubanos!

Para que nuestros niños

se eduquen gratuitamente

y no mueran en las puertas

de los hospitales privados.

Que venga lo mejor de nuestra América.

Que venga un contingente

de garotas brasileras

que nos hagan el amor hasta

perder la leve fuerza que se necesita

para apretar un gatillo.

Sería lo mejor para Colombia

una invasión brasilera a gran escala;

De pronto así, algún día,

ganemos un mundial de fútbol.

Necesitamos urgentemente

una invasión venezolana,

para volver a decir

las cosas con claridad,

con franqueza, sin santaderismos,

Con elocuencia bolivariana.

Se requiere con urgencia

Una invasión boliviana,

Que nos quite esa vergüenza

de ser indios; esa vergüenza,

que nos condena eternamente

al peor de los subdesarrollos.

Reclamo con ansias la invasión

De tropas de piqueteros argentinos,

De madres y abuelas de plaza,

Que nos cuenten historias

En donde podamos reconocer

en nuestras propias historias.

Que vengan tropas españolas y chilenas,

a contarnos como se pudre el corazón

de una patria fascista.

Vengan los uruguayos con sus mates amargos

a contarnos la milonga dulzona y triste

de sus desaparecidos.

Que vengan todos los hermanos

del mundo a esta tierra olvidada

a hacernos entender que nuestro

país no es el mejor país del mundo,

porque es una patria injusta.

Que Colombia es pasión…

y muerte.

Ojala nos invadan la batucada festiva

que acabe con nuestro luto,

que acabe con este silencio que aturde.

Estamos solos, a la derecha del mapa.

Sólo nos acompaña nuestro buen amigo

El que invadió el país de las mil y una noches.

Lizardo Carvajal

6 comentarios:

Saudade dijo...

Elocuencia bolivariana?

JAJAJAJAJAJA


Diarrea verbal chavista

diegoftamayo dijo...

excelente poesía.

saudade: no hay que tomarse a pecho la frase. además bolívar no fue chávez, o si? creo que te estás confundiendo.

ElBrujo-HUN IK dijo...

Es la poesía de un amigo y vaya que tiene muy buena letra.

David Castillo dijo...

pues viendolo desde ese modo y omitiendo algunos comentariso anteriores me doy cuenta de que este no es mejor vividero del mundo y que si podemos tomar lo mejor de cada uno en este continente tan afectado.

Un abrazo desde la ventana
http://cafeenlaciudad.blogspot.com

John dijo...

No sé hasta dónde irán los pacificadores con su ruido metálico de paz
pero hay ciertos corredores de seguros que ya colocan pólizas contra la pacificación
y hay quienes reclaman la pena del garrote para los que no quieren ser pacificados
cuando los pacificadores apuntan por supuesto tiran a pacificar
y a veces hasta pacifican dos pájaros de un tiro
es claro que siempre hay algún necio que se niega a ser pacificado por la espalda
o algún estúpido que resiste la pacificación a fuego lento
en realidad somos un país tan peculiar
que quien pacifique a los pacificadores un buen pacificador será.

Mario Benedetti

John dijo...

La solución es declararle la guerra a los estadosunidos; a la fija perdemos y luego nos meten un resto de billete y salímos del subdesarrollo, tal como en Japón o en Alemania. Pero me asalta una duda: ¿qué pasaría si ganamos la guerra?